Vitamina C

Vitamina C

comment 0
Ideas

Nos hemos acostumbrado a creer que, para cuidarnos, tenemos que ir a tiendas especializadas a comprar productos carísimos que vienen en empaques exageradamente voluminosos y contaminantes, y que con frecuencia han sido probados en animales. Esos productos, además, nos llenan la cabeza de mugre a través de sus anuncios publicitarios, en los que nos dicen que no somos suficientemente lindas/suaves/tersas/jóvenes/etc, y ponen caras de mujeres que claro, son bellísimas (específicamente desde estándares de belleza occidentales y eurocentristas 🤷🏻‍♀️), y que además pasaron por no sé cuántas horas de maquillaje y otras tantas de Photoshop. Así no hay autoestima (ni planeta) que aguante. ⠀⠀
⠀⠀
Pero la verdad es que es posible cuidarnos de otra manera: una que no solo sea más respetuosa con nosotras/os mismas/os, sino también más respetuosa con los animales y con el planeta. Cuando hablamos de productos de cuidado personal (aunque aplica para muchas otras cosas en la vida), lo que necesitamos no son empaques bonitos sino componentes poderosos. Por ejemplo, uno de mis productos favoritos se consigue, no en una tienda glamorosa en un centro comercial, sino en un almacén de químicos: el ácido ascórbico, o vitamina C. ⠀⠀
⠀⠀
Nutre la piel, aumenta la producción de colágeno y sirve para mantener un color de piel más uniforme, pues ayuda a la piel a recuperarse de la exposición solar y reduce la intensidad de las manchas. Para aplicarlo, pongo una pizca de vitamina C en la palma de la mano y añado unas gotas de agua 💦. Lo mezclo con un dedo de la otra mano, y luego aplico la mezcla ya disuelta en toda la cara y el cuello. La uso en la noche, después de limpiar la piel. A veces añado una o dos gotas de glicerina vegetal, que no sólo sirve para hidratar la piel, sino que ayuda a mantener la estabilidad de la vitamina C, evitando que se oxide y logrando que su efecto dure por más tiempo 🌞⠀⠀
⠀⠀
Puro poder, y muchísima menos basura (en el planeta, y en mi cabeza).

Deja un comentario